jueves, 2 de septiembre de 2010

SISTEMATIZACIÒN DE UNA EXPERIENCIA EDUCATIVA – MUSICAL

Experiencia: Propuesta Curricular: Iniciación al Estudio Del Violín
Lugar: Casa de la Cultura “Jorge R. Gómez.” Cagua. Edo. Aragua.
Desde: Febrero 2007 hasta 31 de Octubre de 2008
Promotores: Profa. Jenny Pichardo/ Prof. Carlos Lovera
Saldos: Orquesta Típica Juvenil “Ramón Ascanio” de Cagua.
Aporte de veinte y cuatro niñas, niños, adolescentes y jóvenes a la creación
Núcleo Cagua de la Fundación Orquesta Juveniles e infantiles de Venezuela.
Compilación de 25 canciones infantiles, venezolanas, latinoamericanas y universales,
adaptadas para ser interpretadas en el violín.
Mitos cuestionados:
1. El niño o niña debe poseer un excelente oído musical para estudiar violín: Es falso, el niño, niña, adolescente, joven o adulto, pasa por procesos de acomodación y asimilación y construcción del aprendizaje musical. En éste entra el de afinación en el instrumento.
2. Hay que comenzar a estudiar violín desde la más tierna infancia: Es falso, el aprendizaje del instrumento se corresponde con las leyes de desarrollo Infantil. Lo natural sería no contradecir estas leyes. El adolescente ha alcanzado en gran medida el desarrollo físico y mental, por su interés se centra en consolidar las habilidades y destrezas que requiere.
3. Para enseñar el instrumento vasta con que ser buen instrumentista: Además, se ser buen instrumentista debe conocer e interesarse por los aspectos pedagógicos, incluyendo, el desarrollo de la sicomotricidad en el estudio del instrumento.
4. Hay que aprender solfeo antes de estudiar el instrumento: Falso, se puede aprender a leer música simultáneamente con el aprendizaje del instrumento. Se debe aprender primero “de oído”. La música memorizada se debe trasladar al instrumento. Al igual que la lengua materna primero se habla y luego se lee y escribe.

Necesidades:
Requerimos de un movimiento nacional que fortalezca nuestra identidad nacional. Que integre la música de Venezuela en la enseñanza musical.

EVALUACIÓN
1. Propuesta curricular y su concreción el desarrollo curricular:
Lo más importante es puntualizar el sentido de pauta de la propuesta, al verla como una guía, como una posibilidad que iba a ser probada, nos permitió avanzar y hacer los cambios necesarios. En este sentido se confirma que la realidad supera a los planes. Por esto se hace necesaria la contextualización de la enseñanza. Es necesario, además, afirmar que desde las concepciones curriculares, la experiencia se correspondió con la concepción deliberativa - práctica, aunque se ha realizado una interpretación crítica de la experiencia.
2. Pertinencia de los objetivos planteados
La propuesta estaba dirigida a la formación básica, elemental, en la técnica del violín. En este sentido, los objetivos expuestos en la misma, fueron pertinentes. Se concretó esa formación básica y se preparó a los participantes para seguir avanzando en sus estudios.
3. La forma de enseñanza
Desde un principio se decidió por una didáctica de procesos, centrada en el participante, de allí la flexibilidad curricular y el respeto a su ritmo y forma de aprendizaje. La integración de las áreas lenguaje musical, desarrollo auditivo y técnica instrumental, permitió alternar actividades individuales y grupales que potenciaron la consolidación del grupo. Creándose un ambiente de apoyo mutuo para superar sus deficiencias individuales.
4. La formas de evaluación
Desde el inicio del proyecto se decidió por la evaluación formativa. Para ello se concientizaron los mínimos comunes que se exigen en la formación básica de la técnica violinística. Estos determinados por la tradición y escuela violinística y tienen que ver con: la postura, la forma de agarrar el arco, las técnicas, el sonido producido, los criterios de afinación, etc.
El instrumento primordial es la observación, el docente observa al participante y corrige o reafirma lo que éste esta realizando. He aquí la importancia de que el docente asuma su rol investigador y desde la observación participante pueda registrar e indagar sobre los procesos que se desarrollan en el momento de la acción educativa.
Al principio se realizó una evaluación diagnostica que se registró en una ficha de evaluación. Luego la dinámica de la experiencia nos llevó a construir una escala de estimación que sirvió para evaluar a los participantes al concluir la experiencia.
En este sentido considero la importancia de cambiar la cultura evaluativa, trascender la forma punitiva de evaluación y consolidar una evaluación más humana, que parta de las posibilidades propias de los participantes y los ayude a avanzar.